PORQUE ASÍ LO QUIERO

 

 

Solo porque quiero

soy un grito,

porque no quiero ser silencio,

solo quiero ser verdad

y a la verdad me debo.

Me entrego al amor

porque así lo quiero,

y solo porque quiero

río y lloro,

todo al mismo tiempo,

nada me avergüenza

cuando la verdad defiendo

y digo libremente

lo que siento.

Empieza ya, a no dolerme

el reproche traicionero

y solo porque yo quiero

conseguiré que no duela

en absoluto,

sin que pase mucho tiempo.

Porque son míos mis sueños,

mías mis decisiones,

lo que como y lo que bebo

lo pago con mi dinero,

porque todo lo he ganado

con trabajo muy honesto.

Solo porque quiero

soy un grito,

me callarán si me muero

y aun así, no se descuiden,

tapen mi tumba

con plomo y cemento,

vuélvanse sordos y ciegos

porque yo, si quiero,

puedo seguir muy viva

en todos los cementerios.

 

África Sánchez López.

 

Anuncios

SOLO ,AL ALBA…

 

Es en la libertad del alba
donde nos encontramos,
acudo rauda al estanque
y tú, me la señalas,
la libélula azul baila
el amor que ocultamos.

Oh Diosa Freya!
amiga del coral invertebrado
que dignifica con su baile
nuestro sentimiento troglodita,
casi bárbaro…
gracias por tu danza,
simulas en tu incansable
movimiento,
el remolino prohibido
de lo que vivimos,
en una partogénesis ficticia.

Triste vida oculta,
oscura por cobardía,
solo sentida al alba
en bella materia calcárea
del óseo tejido
que nos amamanta.

Solo al alba,
la libertad.

ROMPER MADRUGADAS

Romper madrugadas

con el vértigo atacando

voluntades

en una memoria fértil,

que quisiera,

no ser tan prodigiosa.

 

Romper madrugadas

con el olvido llorando

tempestades,

sin conseguir un respiro

al otro lado

del dolor.

 

 

Romper madrugadas

en un voluntario perdón,

cansado

de perdones repetidos,

de heridas infectadas

por sueños no cumplidos.

 

Romper tempestades

sin encontrar cobijo

a la tristeza.

Pena, triste pena

ese hueco en las venas,

esa sangre tan seca.

 

Romper madrugadas,

El vacío…

La nada.

 

África Sánchez Lópezphoto-1542317822-cef05dbafdbe

 

NAVEGAR EN TU SANGRE

 

Yo sé que tu sangre es navegable,

lo sé porque lo he sentido,

porque han remado mis brazos

con la fuerza inexplicable del capricho,

con el ímpetu del deseo

de ser barco

en tu interior,

navegar en ti con brío,

propio de la pasión

de los que amamos libremente

porque sencillamente

nos nace,

nos apetece.

Yo sé, que en la espesura de tus venas

donde me sostengo apenas,

se fraguan caricias y besos

todos, todos llenos

de generoso alimento

que recorre alegremente

la geografía de tu cuerpo,

dejando un poso

de tranquilidad y sosiego.

es, en esa paz donde me duermo

justo en la yema de tus dedos

justo en el roce de tus labios

donde empiezan mis sueños.

Por eso,

sólo y sencillamente por eso,

ya nada temo

ni permito que los miedos

bailen al son de la duda

en la cresta hecha espuma

del mar abierto

en el que la traición ha naufragado,

donde ha germinado

la envidia,

donde se ha querido cambiar

la luz por oscuridad,

la verdad por la mentira,

en ese mar vengativo,

no quiero yo navegar,

que quiero remar con calma

por todo tu paladar,

encaramarme en tus dientes,

descolgarme en tu garganta,

salir y entrar

serena y pacientemente

al océano  de tu mirada,

en el dique de tus entrañas,

reparar con tu calor

la zozobra de otros tiempos,

esa, que me arrancaba

la paz en mi lecho

manteniéndome en vigilia

cual naufrago desesperado

perdido en su propia isla,

isla que ya no existe

esa, que se ha hecho cielo,

solo por eso,

porque me tienes y te tengo.

Porque te tengo

no soy

pero respiro mejor,

me rio, sueño, confío,

contigo o sin ti, siempre he sido

pero,

en tu sangre navegable

donde mis brazos han remado

tantas veces,

tantas, hasta perderse

queriendo encontrarse en ti,

mi barco se ha detenido

y quiere,

echar el ancla en tus tripas,

mecerse con tus suspiros,

de tus movimientos el ritmo

convertirlo en brisa

y la brisa en viento de proa

azotando la baluma

de las velas de tus ojos,

bajando luego a tu boca

buscando el pujamen

de tu labio inferior,

y la sal que reposa en las drizas

de mi velero,

ese barco que navega

confortable y serenamente

por tu sangre, esa que yo sé,

que es navegable.

Quiere mi barco, repito,

en ti anclarse por fin,

que seas el puerto de amarre,

el mástil donde se agarre

el grátil de mi vivir.

 

Una Fortuna

Fortuna la del poeta
que camina
con los bolsillos
llenos de vocablos,
aunque haya vagado
a rastras por las calles,
prestados los andares.
Fortuna, la del poeta
que alberga,
la magia del verso
en la mirada,
con el botín de miles
de poemas
ardiéndole en el alma.
La palabra,
el verso…
habla poeta, habla,
escribe, declama,
crea…regala…

África Sánchez López

EL DOLOR DEL ALMA

Cuando el dolor del alma

se siente más

que, el crujir de los huesos

partidos a golpes,

más que el sufriente color

revistiendo la piel de verde

y morado.

Cuando el dolor del alma

supera ese ardor latente

en los labios

por la sangre seca,

caliente el golpe,

los mordiscos recientes…

las uñas negras

de arrastrar tu desnudez

hasta la cobarde esquina

donde los cobardes

se creen valientes.

Cuando prefieres la muerte

con el alma tan herida

que crees que solo existe

la paz en una tumba,

que cuando respiras

tu propio aliento es basura,

que no puedes con tanta culpa

sin ser culpable,

con tanta sombra sin margen,

no son las extremidades

las que te sostienen

ni circula por tus venas

sangre roja,

es desprecio lo que puede

erguir tu cuerpo

para decirle al espejo,

donde de verdad te duele,

y no puedes,

no se señala el alma

pero duele,

no hay lágrimas que consuelen

el anhelo de muerte.

Cuando duele vivir mancillada,

violada, despreciada…

y eres en el aire la duda

de todas las miradas,

que puedan  asesinarte

se convierte en esperanza,

pues no te alcanza

para seguir respirando

la promesa de un castigo,

ni sirve ni es consuelo,

cuando tanto te duele el alma,

porque no sientes el cuerpo

solo la muerte esperas,

si acaso, el perdón,

por tu último deseo.

 

EL DÍA DE SU MARCHA

poema_de_amor_205.jpg

No saben de mi muerte
y me siguen hablando,
agradezco su generosa
perseverancia
sin tratar por ello
de acortar distancias.

En este amanecer oscuro
que atraviesa muros
de disfrazada empatía,
ha dejado la vida
de enviarme
guiños de luz.

No saben de mi muerte
y me siguen sonriendo,
yo escondo el dolor
donde el oxigeno me falta,
aferrándome al sueño
de una resurrección,
en una casa
que dejó de ser hogar,
el día de su marcha.

ABRE LOS OJOS

Abre los ojos criatura
que va despuntando el día,
y en este nuevo amanecer
te esperan dos mil sonrisas.

Abre los ojos que llaman,
a la puerta tus abuelos
y como regalo te traen,
su corazón y mil besos.

Abre los ojos mi niña,
esos ojos, tus luceros ¡¡
que una libélula baila
mil danzas en el alfeizar,
de la ventana del cielo.

Abre los ojos. Alegría ¡¡
la que me das cuando llego,
y el azul de tu mirada
se torna aire y frescura,
se vuelve paz y sosiego.

Abre los ojos que vengo
a traerte un mar de abrazos,
a refrescarte la cara
con agua de arroyo nuevo,
por ser hoy,  tu cumpleaños.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑